miércoles, 23 de septiembre de 2009

La juventud en la ciudad de El Alto

Por Johnny Fernández Rojas (*)

Es una generación silenciosa pero numerosa; muchos de ellos sin esperanzas, pero no desesperados; sin trabajo, pero con ambiciones; sin capacitación, pero no incapaces, en movimiento, pero inmovilizados, conceptos apropiados para calificar a la actual juventud alteña.

Variables que, desde hace menos de una década, motivaron preocupaciones a los estudiosos del quehacer de la juventud alteña, particularmente en lo que se refiere a la identidad. Esta “identidad” como categoría social, ha asumido preferencias al momento de su incursión en la temática juvenil, así la nota periodística “Ser ‘chango’ en El Alto: entre el rock y los sicuris”, Rafael Archondo, afirma con contundencia: “Los jóvenes (alteños) siguen construyendo su identidad con elementos del núcleo sociocultural de la generación de sus padres…en El Alto, los hábitus parece actuar a favor de una cultura oprimida, día y noche, cercada por el bombardeo de los medios de comunicación, la industria de cantantes, los alaridos de los clanes religiosos y políticos y el férreo cabalgar de la globalización”, interpretación que pretende afirmar, que los lazos intrafamiliares son aún referentes para el comportamiento y actuar de la juventud, a lo que se suman como influyentes determinantes, los medios masivos.

A esta situación de por sí conflictual, se asocia el carácter numérico, es decir, su importancia en el peso específico de la población total. De acuerdo a las proyecciones del INE para 2009, la Ciudad de El Alto cuenta con 928.851 habitantes, de ellos, el grupo juvenil comprendido entre las edades de 15 a 24 años, son aproximadamente, 250 mil jóvenes. Consecuentemente, la edad de la Ciudad, es de 24 años, o sea, que se encuentra en plena juventud. Si ella es joven, también su población lo es.

Este grupo social que bordea el cuarto millón, y en ese lapso de vida institucional de esta ciudad, ha conseguido, “movilizar a sus bases” y estructurarla, aunque no con la universalidad, la cohesión, ni la proyección esperada.

Años previos a su nacimiento legal, con la creación de la Cuarta Sección de la provincia Murillo con su capital El Alto, el 6 de marzo de 1985, los movimientos juveniles, como en cualquier otro pueblo, también formaron parte de su estructuración social. Inobjetablemente sustentados en el funcionamiento de grupos juveniles de diversa índole, de los que aún no se cuenta con certezas referidas a sus acciones, sin embargo, el funcionamiento de un grupo juvenil en “Villa Dolores” a finales de la década de los años 60 denominados “Q’antathi”, e integrado especialmente, por universitarios se daban cita en la actual U.E. “Faro Murillo”, para debatir temas de actualidad política social y económica, por lo que puede considerarse entre los pioneros de la experiencia juvenil. El 15 de agosto de 1969, inició su funcionamiento el Centro juvenil “Don Bosco” en la periferia de Ciudad Satélite, durante la etapa de la dictadura militar, los jóvenes así como los sacerdotes que apoyaban sus inquietudes, fueron censurados y hasta detenidos por sus “actividades extremistas”.

Una vez lograda el retorno de la democracia, al que la juventud alteña también contribuyó, aunque sin hacer explícita su condición y su corporativismo, sus actividades se diversificaron a través de los Encuentros de Jóvenes Educadores Populares, en cuyas reuniones anuales, pretendieron generar instancias juveniles alteñas. A esas experiencias se sumó el Centro de Reporteros Populares (CRP), que iniciaron sus funciones en marzo de 1984, en materia juvenil, organizaron varios Encuentros de Organizaciones de Jóvenes de Barrios Marginales.

En 1986, inició sus funciones la “Unión de Juventudes Altopaceñistas”, cuya labor fue la reflexión y el análisis político del rol que desempeñaría El Alto, en el contexto regional. La primera semana de diciembre de ese año, el movimiento Salesiano de Jóvenes, realizó su Congreso nacional en el Centro María Auxiliadora de Villa Esperanza. Al evento asistieron jóvenes de Muyurina de Santa Cruz, Sucre, La Paz y del Centro Juvenil Don Bosco de El Alto.

En el año de elevación a rango de Ciudad (1988), una Ordenanza Municipal creó la Secretaría de Deportes y Juventudes en la Alcaldía de El Alto, casi de manera simultánea, se creó también la Federación de Estudiantes de Secundaria.

En 1989, con el funcionamiento de la Universidad Técnica Laboral de El Alto (UTLA), actual UPEA, se organizó el Centro de Estudiantes del ente universitario. Por otra parte, con el propósito de “elaborar estrategias destinadas a favorecer el autoconocimiento y la reflexión vocacional y profesional”, se ejecutó el “Proyecto de Fortalecimiento de Acción Juvenil” apoyado por las Naciones Unidas, en 1990. Al siguiente año, el Encuentro Juvenil de la Diócesis de El Alto, creó el Concejo Pastoral Juvenil.

Desde 1990 y por 5 años consecutivos el Centro de Reporteros Populares de El Alto y “Presencia Juvenil” organizaron los concursos nacionales “Yo joven y la ecología en Bolivia”. Ese último año, los reporteros también convocaron al “Encuentro de la Juventud de la Ciudad de El Alto, con el apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas, en la perspectiva de contribuir al documento que Bolivia plantearía en la Cumbre Internacional de la Población realizada en El Cairo, Egipto. En 1996 se iniciaron las gestiones para el funcionamiento del Concejo Permanente de la Juventud.

Por las características demográficas juveniles, la Ciudad de El Alto, fue incluida en el Diagnóstico de la Juventud Boliviana (1997) impulsada por el Gobierno Central. Mientras tanto, el Comité para la Promoción Científica de El Alto (CPCEA) desde 1998, organizaron las Olimpiadas Científicas: Química, Física, Matemáticas, Ciencias Ambientales y Biología, los ganadores alteños, participan en las olimpiadas nacionales e iberoamericanas.

El 26 de febrero de 1999, se realizó el Encuentro de las Cholitas de El Alto. En ese mismo año, el Ministerio de Trabajo puso en marcha el programa de Capacitación de Jóvenes. El 22 de noviembre de 2002, el Defensor del Pueblo-El Alto organizó el Encuentro de la Juventud de la Ciudad de El Alto, a la conclusión del mismo, se conformó la Comisión Organizadora del Congreso de la Juventud, realizado 4 meses después, que eligió al Concejo Municipal de la Juventud. Dos 2 años después, el 12 de marzo, este Concejo llevó adelante su primera Sesión de Honor.

A principios de 2004, la UPEA fue escenario para el Primer Congreso Nacional de Grupos y Organizaciones Juveniles. En mayo de ese mismo año, frente a los hechos de Octubre 2003, la diócesis de El Alto, organizó las “Jornadas de Confianza y Reconciliación”, con la participación de 2.500 jóvenes de las 54 parroquias de la jurisdicción alteña, además representaciones de: Potosí, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, La Paz, Argentina, Chile, Brasil, República Dominicana y de la Comunidad Taizé de Francia.

En septiembre de 2004, se realizó el Primer Encuentro de la Juventud Alteña, “Paso a paso, marca tu meta”. Dos años después, el Festival “jóvenes y adolescentes por el desarrollo de la Ciudad de El Alto”. A su turno, las organizaciones no gubernamentales específicamente juveniles, como: Teatro Trono que cuenta con su propia Casa de la Cultura; el Centro Juvenil Wayna Tambo, con una radio emisora; el Centro de Estudios y Apoyo el Desarrollo Local, con capacitación, Ayni jóvenes, Tinku juvenil, Ajayu, Centro de Arte y Cultura Albor, jóvenes de las ONGs CISTEM, Ecco Jóvenes, CIES, Centro Paq’arina, Red Hábitat, CEMSE, Centro Chasqui, entre otros, pretenden contribuir, dentro sus limitaciones, a las demandas juveniles alteñas.

También es oportuno señalar, las actividades de la Casa Obrera Juvenil, de la Unión de la Juventud Popular de El Alto e, inclusive, de los “talibanes andinos”, las acciones juveniles parroquiales y otros, también trabajan en ámbitos juveniles alteños. Con referencia a la cantidad de agrupaciones juveniles, no se los podría estimar, por la dinámica en su conformación y desaparición de las mismas.

PUBLICACIONES

Investigaciones y publicaciones referidas al estado y perspectivas juveniles alteñas también pretendieron interpretar las ocupaciones y preocupaciones de este sector poblacional que, cada vez asume ciudadanía y protagonismo en el quehacer alteño. Una relación, obviamente incompleta de las mismas hace inferir que su dedicación asumirá prioridad entre los intereses de los investigadores.

-“Además estamos mas cerca del cielo…:identidad de la joven alteña” Virgina Ayllón CIDEM 1992.

-Revista juvenil “Rayasos” Wayna Tambo 1995

-“El comportamiento ‘ch’ojcho’ en jóvenes urbanos populares. El caso de la juventud de la ciudad de El Alto” Alfredo Balboa V. (Tesis) 1998.

-Una aproximación centrada en la participación de mujeres y jóvenes” Walter Arteaga CEDLA y CPMGA. 1999.

-“Ser joven en el Alto. Rupturas y continuidades en la tradición cultural” German Guaygua. Angela Riveros y Máximo Quisbert. PIEB 2000.

-“Jóvenes por la vida” Ximena Ibarra Flores y jóvenes de El Alto. CEADL 2001.

-“Jóvenes y cultura una mirada desde la experiencia de Wayna Tambo” Mario Rodríguez Wayna Tambo 2002.

-“Subordinación y constancia. El servicio premilitar en El Alto” Adela Cruz Quispe. CEADL. 2002

-“Para seguir viviendo. Reconfiguraciones en las relaciones entre juventud, sociedad y educación” Mario Rodríguez Ibáñez. Wayna Tambo. 2004

-“Taller de formación ciudadana” Centro Paqarina. 2004

-“Y todo comenzó de nuevo. Memorias de octubre”. Mónica Navía y Grupo Los Cronistas 2004.

-“Somos capaces de transformar nuestra zona, distrito y municipio. Primer Encuentro de jóvenes del Distrito 7” Fundación Paulo Freire. 2004

-Agenda juvenil municipal para el ejercicio ciudadano”. Fundación Paulo Freire. CERPI “Luís Espinal”.Misión Alianza Noruega. CEBIAE. 2004

-Estudio de Necesidades de formación de recursos humanos jóvenes en La Paz y El Alto”. José Carlos Campero N. Fundación Federico Demmer. JICA.CEMSE. 2005

-“Compartiendo nuestras miradas. Las juventudes alteñas promoviendo nuestras voces desde la butaca” CONACINE 2005

-“Organizaciones juveniles en El Alto. Reconstrucción de identidades colectivas” Ana Méndez Renán Pérez. PIEB 2007

-“Jóvenes y política en el Alto” Jiovanny Samanamud..Cleverth Cárdenas y Patricia Prieto PIEB. 2007

-“Jóvenes hiphoperos aymaras en la Ciudad de El Alto y sus luchas por una ciudad intercultural”. Juan Johnny Mollericona. PIEB 2008

-“Asociacismo juvenil en Bolivia. El caso de El Alto, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz”. Rene Pereira Morató. Organización Iberoamericana de la Juventud. 2009.

-“Empleo juvenil en El Alto” Julio Cesar Mallón. Banco Mundial. 2009

Esta ligera relación, obviamente incompleta del accionar de la juventud alteña, parece potenciarse institucionalmente, porque existe la potencialidad social y, la potencia de la fuerza de la juventud, las que definitivamente superaron a la impotencia de las autoridades para comprenderla.

(*) Comunicador e historiador alteño
Miembro de la Fundación “JFR”

Vía Alberto Medrano

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario en la entrada

Ciudad de El Alto (beta) ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO